Paris: La píldora contra las penas de amor llega a Francia

Un psiquiatra e investigador canadiense está formando a médicos franceses al uso de la “píldora del olvido” para pacientes que sufren de una pena de amor. Un tratamiento ya utilizado para las víctimas de atentados.

Écrivain Politique / Escritor Político│PARIS.-
El Propranolol ya existía como tratamiento para ayudar a las víctimas de atentados a superar sus traumatismos, pero su uso podría extenderse a las personas choqueadas tras una ruptura amorosa, informa el diario francés Le Parisien en este día de San Valentín.
El psiquiatra canadiense Alain Brunet está formando a médicos franceses con este objetivo. El Propranolol, a veces apodado “píldora del olvido”, es un betabloqueante que permite atenuar poco a poco la carga emocional de un recuerdo traumático. Dicho de otra manera, no destruye el recuerdo pero baja su intensidad negativa.
Alain Brunet explicaba en 2017 en la antena Europe 1 que “obtenemos resultados comparables a una psicoterapia o farmacoterapia, en menos tiempo”. En Francia, 360 víctimas de los atentados islamistas en París y Niza siguieron ese protocolo innovador en el marco de un ensayo clínico único en el mundo. Max, un parisino de 55 años, afirmaba en 2017: “Esta medicina me salvó la vida”.
En Canadá, este protocolo ya ha sido extendido a las personas que sufren estrés postraumático después de una ruptura. “Una pena de amor parece algo liviano. No representa una amenaza para la vida. Pero aunque algunas personas reaccionan bien, otras pierden pie. Pueden entonces aparecer problemas de adaptación, como con un estrés postraumático. Hay pensamientos repetitivos, ganas asfixiantes de llorar, nauseas, angustia”, comenta Brunet.
La idea es que el paciente tenga una serie de sesiones en las que, supervisado por un psicólogo o un psiquiatra, toma una píldora y escribe su recuerdo traumático. Una hora más tarde, lee lo que ha escrito. La píldora hace entonces efecto: interfiere en el momento en que el recuerdo pasa de la memoria a corto plazo a largo plazo, haciéndole perder intensidad.
Anne, una francesa instalada en Quebec y entrevistada por Le Parisien, cuenta que fue “devastada” por su divorcio, pero que hoy en día está “inesperadamente bien en comparación con lo que viví”. Después de siete sesiones, a veces muy difíciles, y de 16 semanas de estabilización, Anne volvió a la vida.
Según el Código de Salud Pública de Francia, un medicamento no puede ser recetado para un uso diferente a su autorización de comercialización, lo que sería el caso del Propranolol, que se usa normalmente para la hipertensión arterial y problemas cardíacos. Sin embargo, es posible si no existe ninguna “alternativa medicamentosa adecuada”.

Por RFI


│Écrivain Politique / Escritor Político - Periódico de actualidad política internacional - Écrivain Politique - Journal d'actualité politique internationale. Tout sur l'actualité politique, économique et culturelle. Global Intellectual Property Registry Nº:1 811179 073387. All rights reserved ©2018│
Share on Google Plus

About Editor

Donación Anual diario Écrivain Politique

Suscripcion gratuita por email:

Delivered by FeedBurner